Cusco

No había terminado de amanecer después de los cuatro días de caminata, cuando ya ibamos rumbo al Valle Sagrado de los incas. Saliamos de un parque al costado de la plaza de armas, en un bus lleno de hispano parlantes dispuestos a conocer más de las maravillas tanto incaicas como pre-incaicas.

Primera parada: mercado artesanal de C’orao, donde una vez más se encuentran mil y un puestos donde cambiar el oro por artesanías. Fue corta la visita y seguimos al siguiente centro artesanal; Pisaq, en el corazón del Valle Sagrado. Lo recorrimos de pies a cabeza, donde en todos los toldos nos ofrecían una cantidad multicolor e inimaginable de tejidos, bufandas, ponchos, gorritos, camisetas, lapiceros, libretas, mates de coca, hojas de coca; en fin, mil cosas increibles, hechas impecablemente.

Media hora más de bus y Vladimir (nuestro guía) anunciaba la llegada a la reserva arqueológica de Pisaq; conjunto de andenes de aproximadamente 54 niveles, destinados a la agricultura. Se puede apreciar como el paso de los conquistadores casi lo borra del mapa, pero un poco más arriba se encuentran construcciones más finas, lo cual significa que era lugar sagrado o un templo.

Justo a la par de esta construcción fina, se puede ver una menos trabajada y más tosca, que es construcción de una civilización anterior, que en vez de destruirla y construirle encima, respetaban su espacio y la mantenían tal cual era. La vista del Valle Sagrado desde Pisaq es increíble. Todo parece una maqueta de una zona agrícola; casas de barro, las propiedades divididas por pequeñas cercas, y hasta donde alcanza la vista, plantaciones.

Siguiente destino: Urubamba, lugar donde comeríamos en un buffet, donde probamos la alpaca y mil tipos de papa, además de todo lo que echamos de más en el plato que ya conocíamos, por supuesto sin dejar de lado los postres. Aquí se nos unió Egle, una Lituana que estudió ciencias neuronales y está sacando su maestría en Perú estudiando a los chamanes y curanderos de la selva.

De nuevo en el bus y directo a Ollantaytambo, tercera parada de nuestro recorrido. Ahí pudimos apreciar (entre un millón de turistas) uno de los más impresionantes legados incas; piedras de más de 42 toneladas acomodadas perfectamente como en un rompecabezas, en lo que sería uno de los mayores templos incas. Lo más impresionante es que las piedras que utilizaron para dicha edificación no se encuentran ni en el valle ni en el cerro del mismo asentamineto, sino que fueron traídas desde kilómetros a lo lejos y se dice que hasta cambiaron el curso de un río para poder llevar las piedras hasta el cerro que les permitía divisar los tres valles que lo rodean. Lamentablemente el lugar quedó a medio construir, como la mayoria de ruinas incas, por la llegada de los conquistadores y guerras que habían entre los mismos locales.

Con el tiempo un poco escaso, nos dirigimos a Chinchero, último destino del tour. Además de que el tiempo era poco, nos encontramos con una reparación en la vía, por la cual nos querían dejar esperando tres o cuatro horas. A nuestro guía, que nos estaba sirviendo de mediador, se le ocurrió pedir prestada una cámara de video y empezar a filmar cómo estaban retrasando más de ocho buses de turismo, e inmediatamente empezaron a mover los camiones y nos dejaron pasar.

Llegamos a Chinchero, específicamente a la Iglesia, que fue de las primeras construidas por los españoles y fue pintada en su totalidad por astistas andinos. Nos permitieron entrar cuando estaban a punto de cerrar. Pudimos ver el interior del templo, el cual no tiene ni un solo rincón sin un trazo del pincel, con imágenes de ángeles, santos, la trinidad y miles de adornos más recubriendo la totalidad del lugar. Ahí mismo visitamos una de las textileras locales, donde vimos todo el proceso, desde hacer los hilos, pasando por el teñido y terminando en tejidos impresionantes donde plasman su historia, con representaciones de animales y figuras características de su pueblo.

De vuelta en Cusco, Egle nos propuso ir por un chocolate caliente. La noche no podía estar más fría. Así que sin dudarlo nos fuimos a buscar un lugar donde refugiarnos. Dimos un par de vueltas y encontramos “The Muse”, un pequeño rincón de Cusco donde el ambiente es cálido a cualquier hora y sirven los mejores sandwiches y jugos de todo Cusco, además de un café delicioso. Pasamos ahí el resto de la noche, con buena música, contando cada uno como habíamos llegado ahí y qué hacáamos en esa fría pero preciosa cuidad.

Al día siguiente visitamos Saqsaywaman, que quedaba a 15 min de nuestro hostal a pie. Otra de las increibles riunas incas, que fue construida bajo orden del Inca Pachacutec con fines militares. Duró alrededor de cincuenta años en ser construida, y a la llegada de los españoles ya estaba terminada.

Los siguientes días nos dedicamos a descansar y a recorrer los cafés de la ciudad, entre los que encontramos Indigo, donde jugamos el famoso juego Wisstoy!! No tienen idea, es divertidisimo! El juego consiste en una serie de tucos de madera que se colocan de tres en tres a manera de formar una torre. Una vez construida la torre se procede a ir quitando de uno en uno los tucos, e irlos poniendo en la parte superior de la torre sin que la misma colapse, el que tenga la mala suerte de hacerla colapsar es el perdedor absoluto. (si, si, ya sé es Jenga, pero yo qué tengo la culpa que ese se llamara Wisstoy?). Tambíen jugamos Uno y tomamos más café. Además fuimos a un concierto en “Km 0” donde tocó el grupo Caxa, al que Hans, el guitarrista, que tocó la noche que conocimos “The Muse”, nos había invitado después de estar largo rato conversando.

El día antes de partir de Cusco, Adrio consiguió su añorada guitarra, así que decidimos ir a despedir Cusco en “The Muse”. Para suerte de todos esa noche, Piero (amigo de Hans) tocaba ese día en vivo, y al ver a nuestro querido viajero con guitarra, lo invitó a tocar y a hacerle compañía el resto de la noche. La felicidad de Adrio era sumamente contagiosa y todos los presentes les aplaudimos y acompañamos toda la noche.

Al amanecer, entre el taxi que duró mil horas en llegar y que a mí se me olividó la billetera en el hostal y me acordé de camino a la terminal, casi perdemos el bus de Puno, el cual tuvimos que perseguir en carrera durante unos 200mts. Pero una vez en él, nuestros asientos nos esperaban para llevarnos a nuestro próximo destino.

IMG_2637.jpg IMG_2635.jpg IMG_2633.jpg IMG_2630.jpg IMG_2620.jpg IMG_2610.jpg IMG_2608.jpg IMG_2606.jpg IMG_2604.jpg IMG_2602.jpg IMG_2601.jpg IMG_2600.jpg IMG_2593.jpg IMG_2587.jpg IMG_2583.jpg IMG_2577.jpg IMG_2570.jpg IMG_2563.jpg IMG_2554.jpg IMG_2546.jpg IMG_2542.jpg IMG_2539.jpg IMG_2527.jpg IMG_2523.jpg IMG_2522.jpg IMG_2521.jpg IMG_2520.jpg IMG_2518.jpg IMG_2517.jpg IMG_2508.jpg IMG_2506.jpg IMG_2503.jpg IMG_2500.jpg IMG_2499.jpg IMG_2496.jpg IMG_2495.jpg IMG_2494.jpg IMG_2491.jpg IMG_2487.jpg IMG_2486.jpg IMG_2482.jpg IMG_2470.jpg IMG_2459.jpg IMG_2455.jpg IMG_2448.jpg IMG_2431.jpg IMG_2429.jpg IMG_2421.jpg IMG_2419.jpg IMG_2417.jpg IMG_2408.jpg IMG_2399.jpg IMG_2398.jpg IMG_2397.jpg IMG_6990.jpg IMG_6979.jpg IMG_6960.jpg IMG_6998.jpg IMG_6996.jpg IMG_6985.jpg IMG_6981.jpg IMG_6975.jpg IMG_6967.jpg IMG_6953.jpg IMG_6934.jpg IMG_6931.jpg IMG_6924.jpg IMG_6912.jpg IMG_6910.jpg IMG_6890.jpg IMG_6888.jpg

7 comentarios en “Cusco”

  1. que tan cool Egle?? estudia ciencias neuronales y está estudiando a los chamanes!! suena tan trippy/cool!!!
    jaja lo primero que pense con la palabra Saqsaywaman fue “sexy woman”
    que bien que adrian pudo tocar guitarra… yo con 3 semanas sin tocar y se siente rarisimo!!
    que bien que despues del camino inca el espiritu inca siga guiandolos jajaja…y la vara!!

  2. Hola Maes,

    Qué genial lo de Adrián!!! Sin quererlo Edu y yo empezamos a fantasear sobre el local y el ambiente de compañerismo que se debía respirar con la guitarra de Adrio de fondo. Así que no nos queda más remedio que lamentarnos por no haberlo experimentado:(
    Adrián.- Cuídate mucho y mejora, que los otros dos te necesitan para seguir. Un besito.
    Ricardo.- Tú también cuídate, pero casi que te pedimos más que cuides a los otros dos… Otro besote muy grande.
    Carlos.- ¿Qué te vamos a pedir? Pues que lo vivas todo intensamente para poder explicarnos más y más. Muack, muack, muack.
    Seguiremos atentos a vuestras crónicas que, por cierto, se están convirtiendo en una adicción; no hay noche que antes de retirarnos a dormir, echemos un vistazo.
    Mucha suerte y de nuevo muchos besos a Loj Tre.
    Ni que decir tiene lo que os hechamos de menos. Hasta pronto.

    Eduardo y Begoña

  3. Qué chiva. Ya Adrián me había contado que tocó, pero oirlo de otra persona así como que me lo imaginé viéndolo y me emocioné mucho!
    Ya estaba esperando terminar de leer para poner “Duh, eso es Jenga!” 😛
    Adiós, tengo muchas fotos que ver 🙂

  4. “Wisstoy!” me hiciste recordarlo y reir en voz alta aquí en la cábina de internet 🙂 Qué estilo excelente en todo el post; en serio deben escribir el libro cuando ya terminan su viaje.
    Por supuesto les echo de menos es esta Lima tan fría; espero que estén experimentando y explorando Bolivia más intensamente que nunca.
    Adrian sigue tocando la guitarra? Si nos encontramos otra vez, recuérdense que les debo por lo menos una botella del vino! 😉
    Un abrazote para todos los tres!
    -E

  5. Estaba esperando este momento, porque estos días pasados han sido tan ocupados que solo “retazos” de sus aventuras he podido coger al vuelo: una foto al pasar frente a la compu, un comentario de Gema… Creo que todo es fascinante y tengo envidia de la buena, ¿eh?
    Cúidense mucho y sigan disfrutando a toda máquina, que oportunidades como esta no abundan en el trayecto. Muchos besos a loj tres, los queremos mucho.

  6. no han tomado yaje? purifiquense, si se encuentran un chaman por ahi, lleguenle a la tomita. veia las fotos de cusco, jamas me hubiera imaginado algo tan bello! <3 saludos a todos!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *