Copacabana

Ya era hora de pasar otra frontera… imagínense, llevábamos más de 3 semanas en el mismo país! Los pasaportes ya estaban agarrando un olor a guardado que atraía polillas, y nos estábamos acostumbrando tanto a pagar con soles que ya ni siquiera hacía falta hacer la conversión a dólares ni a colones. Ya hasta habíamos perdido la cuenta de las Inca Kolas y las Cusqueñas que nos habíamos tomado… era tiempo de movernos. Mochilas, bolsos, guitarra y espíritu aventurero de nuevo a nuestras espaldas, y nos encaramamos a un bus que bordearía el lago Titicaca para llegar un poquito más al sureste, a un lugar con otra historia, otra bandera y otro presidente; pero con el mismo lago y las mismas Inca Kolas.

Copacabana está en una porción de tierra que se adentra en el Titicaca, y está del lado de Bolivia según la frontera que atraviesa el lago, pero está pegado al lado de Perú y no toca tierra firme en Bolivia. Pero sin embargo ya al presentar los documentos para que los sellen y al cambiar los soles que nos quedaron por bolivianos, entramos oficialmente a nuestro quinto país! Tomamos nuestra foto de rigor en la frontera al rótulo que dice “Bienvenido a Bolivia” (a la par de uno que decía “to go the bathrooms ->”) y nos montamos de nuevo al bus para bajarnos en el centro del pueblo de Copacabana.

Viendo el mapa en la guía turística pudimos ver lo pequeño que era Copacabana, y lo comprobamos al llegar ahí. Parece un pueblo de playa como los de Costa Rica, con la gran diferencia de que ahí la playa no es un mar sino que es el enorme lago. Aún así, estábamos en lo más cercano que se puede estar acá en Bolivia a una playa. La tarde que llegamos era muy especial para nosotros, estábamos cumpliendo dos meses de viaje! Así que decidimos ir a caminar por ahí conociendo el pueblo, incluidos un montón de puestitos de artesanías, la iglesia local (una iglesia enorme y muy ostentosa, incluso tiene otras capillas adentro) y los diferentes restaurantes y bares que había por ahí. Más tarde fuimos a sentarnos a la orilla del Titicaca con Flavia (la guitarra) a cantarle al lago. Ahí conocimos a Lorena, una niña de unos seis años que apareció de la nada y se le tiró encima a Carlos (Carlos es como un imán para chiquitos, es increíble…). Poco después llegaron las hermanas y se la llevaron, pero en 10 minutos llegó de nuevo y nos acompañó un rato. Pueden imaginarse que el concierto se terminó, principalmente porque Lorena no se despegaba de la guitarra, entonces decidimos levantarnos, despedirnos de ella y entrar a uno de los bares que están a la orilla del Titicaca a tomarnos una cerveza para celebrar nuestro cumple-meses.

El segundo día decidimos tomar el tour por la Isla del Sol y la Isla de la Luna, pero nos informaron que el paseo ya no incluye a la Isla de la Luna, ya que sólo se están haciendo excursiones con “botes privados”, y carísimas… Así que nos quedamos con las ganas de conocerla, pero compramos el tiquete para visitar la Isla del Sol. Salimos en la mañana, en un barco parecido a los de Puno pero con muchos más asientos. En total calculo que íbamos unos cuarenta turistas en el bote. Se acuerdan que los botes de Puno eran lentos? Bueno, pues parecen lanchas de carreras al lado de los que hay en Copacabana. Éstos no tienen motores de camión, pero los motores que tienen son de lanchitas pequeñas, y estoy seguro que no fueron hechos para andar jalando 40 turistas, de los cuales siempre una proporción considerable suelen ser altos y/o gordos. En el mapa la Isla del Sol parece muy cerca de la costa, sin embargo nos tomó más o menos 3 horas llegar a ella.

Llegamos a la parte norte de la isla, y el plan era visitar varios lugares de interés arqueológico y con vistas impresionantes del lago y de la naturaleza, para después pasar a la parte Sur, ya sea por bote o por una caminata a través de la isla de más o menos 3 horas. Adivinen cuál opción escogimos? Sí, así es. Caminar se ha convertido en nuestra principal actividad y la razón por la cual no estamos redondos de tanto comer sopa de quinua y papas. Así que visitamos la Piedra Sagrada de los Incas (cuenta la leyenda que el dios Viracocha creó todo desde ahí), visitamos un laberinto de piedra que utilizaban los incas como una fortaleza o lugar de vigilancia (había muchos túneles, así que Carlos fue muy feliz) y subimos a varios lugares para ver el panorama. No teníamos guía, el tour solo incluía transporte y uno tenía la opción de contratar a un guía en la isla. No lo hicimos, sino que preferimos la libertad de ver todo por nuestra cuenta, cosa que siempre extrañamos cada vez que hay una visita guiada. Tomamos muchas fotos como buenos turistas (no altos ni gordos) y emprendimos nuestra caminata para atravesar toda la isla de norte a sur.

Nos recordó mucho al camino inca, eran muchas subidas y bajadas sobre piedras grandes y pequeñas. Pasamos por muchos paisajes diferentes, como suelo completamente árido con vegetación mínima (lo que más nos llamó la atención fue una especie de musgo gris que cubría toda la tierra en muchas partes); pasando por casas con plantaciones y animales como cerdos y burros; por un bosque con muchos eucaliptos de varias clases; por montañas que sólo tenían rocas rojizas gigantes; y al final por el pueblo, donde hay muchos hoteles y restaurantes bastante bonitos. Llegamos al puerto en el lado sur un poco más de media hora antes que lo que se suponía que teníamos que llegar. Si, otra vez nosotros alardeando de nuestra condición física recién adquirida… Ahí tuvimos tiempo de sobra para subir la “Escalera del Inca”, alrededor de 200 o 250 escalones que iban a dar a una fuente sagrada. La fuente se alimenta de agua de la montaña, y se divide en tres: la fuente de la sabiduría, la del coraje y la de la fuerza (la trifuerza, alguien…?). Luego nos fuimos al bote, y paramos un poco más al sur en el Templo del Sol. Decidimos no bajarnos, ya que estaban cobrando una entrada extra (ya habíamos pagado por entrar a la isla), y además sólo nos daban veinte minutos para visitarlo. Luego nos montamos de nuevo a la lancha y tras otra lenta pero tranquila travesía, llegamos a Copacabana de nuevo.

Esa noche, antes de irnos a dormir, nos encontramos afuera con Nicolás, un argentino que estaba tocando música en el bar que queda al lado de nuestro hotel. El bar estaba vacío, entonces decidió darse un “break” y salir a fumarse un cigarrillo. Él lleva mucho tiempo viajando por suramérica, y se dedica simplemente a tocar y cantar, y a veces a hacer algo de artesanías. Un verdadero “chancletudo”. Aunque nunca habíamos hablado con él, parecía que sabía mucho sobre nosotros: lo primero que nos preguntó fué que si habíamos venido bajando por tierra desde Costa Rica. Resulta que el día anterior, caminando por una de las calles de Copacabana que baja hacia lago y donde hay la mayor cantidad de restaurantes y puestos de artesanías, un grupo de chancletudos nos saludó y nos preguntaron que de donde éramos, y desde ahí parece que comentaron bastante acerca de nosotros y querían saber sobre nuestro viaje. Ya estamos acostumbrados a que nos saluden siempre los chancletudos locales, ya que por nuestra pinta de barbudos sonrientes siempre nos tratan como hermanos. Así que nos quedamos conversando con Nicolás un buen rato, nos contó lo que ha viajado y conocido, y nosotros le hablamos sobre nuestro viaje. Al final intercambiamos direcciones de correo y quedamos en hablarnos para ver si nos podemos encontrar de nuevo en Buenos Aires.

Los días siguientes nos dedicamos a conocer más Copacabana. Pasamos a una tiendita donde tenían de todos los cachivaches que se puedan imaginar. Tenían relojes, navajas suizas, juegos de mesa, calculadoras, cortauñas, focos, cd players… bueno, de todo lo que se les ocurra. Aprovechamos para abastecernos de algunas cosas útiles, entre ellas adaptadores para conectar nuestros aparatos portátiles a los tomacorrientes de Bolivia y Chile, que son de patas redondas. También Comimos en un par de restaurantes, incluyendo el bar Akabaa, de una argentina llamada Macarena. Ahí pedimos unos sandwiches, café y jugos naturales. Carlos se pidió tres jugos de “frutilla” (fresa, para los que leen esto). No estoy seguro si le gustó mucho o solo quería dejar a Copacabana sin frutilla. Más tarde también pedimos una Paceña (cerveza, por si acaso) y nos quedamos jugando cartas un buen rato. Doña Macarena y su esposo nos atendieron muy bien, y conversamos con ella un rato sobre varias cosas. Nos contó que ellos pusieron el primer bar de Copacabana hace unos años y les fue bastante bien, y luego de eso se fueron a viajar por el mundo. Luego regresaron y pusieron ese bar, y también les ha dado buen resultado. Si alguna vez van por allá sólo busquen un bar con una ventana rota (no es por vandalismo ni por niños jugando fútbol, sino que es parte de la decoración) y pídanse un jugo de frutilla en honor a Carlos.

Otra cosa que uno nota inmediatamente al entrar a este país son los precios. Hasta ahora hemos venido en una espiral descendente en cuanto al costo del hospedaje, la comida y demás conforme bajamos más al sur. Bolivia no rompió esta tendencia, y acá el hospedaje y la comida son considerablemente más baratos que en el vecino del noroeste. Lo que sí nos llamó la atención fué que hay dos cosas que son mucho más caras que en todos los lugares donde habíamos estado: la hora de internet y la cerveza. Es un fenómeno curioso, pero al menos en Copacabana tuvimos que medirnos mucho en éstos dos lujos.

Nuestro siguiente destino será La Paz. Bolivia nos ha acogido con los brazos abiertos y, sin duda, aunque esté sólo a unas horas de Perú y compartiendo el mismo lago, Copacabana tiene su propio espíritu distinto a todo y su encanto único e irrepetible. Un sello más para nuestro pasaporte, y así quedó también impreso con tinta indeleble en nuestra memoria para siempre.

IMG_2912.jpg IMG_2909.jpg IMG_2908.jpg IMG_2907.jpg IMG_2899.jpg IMG_2898.jpg IMG_2895.jpg IMG_2891.jpg IMG_2889.jpg IMG_2885.jpg IMG_2869.jpg IMG_2865.jpg IMG_2864.jpg IMG_2847.jpg IMG_2845.jpg IMG_2842.jpg IMG_2841.jpg IMG_2840.jpg IMG_2838.jpg IMG_2837.jpg IMG_2834.jpg IMG_2830.jpg IMG_2828.jpg IMG_2827.jpg IMG_2821.jpg IMG_2820.jpg IMG_2812.jpg IMG_2791.jpg IMG_2786.jpg IMG_2784.jpg IMG_2780.jpg IMG_2777.jpg IMG_2776.jpg IMG_2770.jpg IMG_7236.jpg IMG_7238.jpg IMG_7234.jpg IMG_7230.jpg IMG_7215.jpg IMG_7218.jpg IMG_7204.jpg IMG_7207.jpg IMG_7195.jpg IMG_7193.jpg IMG_7203.jpg IMG_7201.jpg IMG_7185.jpg IMG_7182.jpg IMG_7181.jpg IMG_7173.jpg IMG_7171.jpg IMG_7163.jpg IMG_7161.jpg IMG_7158.jpg

Una Semana en Bogotá

Una semana son siete días, no dos, ni tres, cierto? Entonces, alguien me puede explicar por qué la última se fue tan rápido? Y por qué, con todo lo que falta por ver y experimentar, sigo deseando que esta semana nunca se acabe? Así ha sido nuestra experiencia en Bogotá. El tiempo se pasa volando cuando se disfruta, eso es un hecho indiscutible. Claro está, lo contrario también es cierto, entonces espero que disfruten este post y que no se les haga eterno, porque es bastante largo. Siéntense cómodos, vayan por un café, pongan música, o simplemente prepárense, porque acá va.

Primero quiero explicar algo. Mis papás son de Colombia, y aunque gran parte de mi familia se fue a vivir a Costa Rica por ahí de la década de los setenta, casi toda mi familia por parte de mi papá y otro tanto por parte de mi mamá, vive en Colombia. En una casa en La Esmeralda, Bogotá, vive mi abuelita, Olga, junto con dos tías, Fanny y Claudia, y tres primos míos, Juan Jacobo, Verónica y Gabriel Simón. No lejos de ahí vive también otra tía mía, María Victoria, junto con su esposo Eduardo y sus hijos Sergio Andrés y Diego. Sencillamente no puedo ni empezar a contarles lo increíble que es cada una de estas personas.

Aunque yo había venido de visita hace diez u once años, no conocía a todos ellos. La razón es porque 3 de mis primos, Sergio Andrés, Diego y Gabriel Simón, tienen todos menos de diez años. Los otros dos, Juan Jacobo y Verónica, tienen nuestra edad.

Llegamos a Bogotá a las 8pm. Lo primero que hicimos Carlos, Adrián y yo desde que nuestro querido Rápido Ochoa nos dejó en la terminal de buses en Bogotá luego de un movido viaje de 12 horas, fué ir al baño. Lo segundo, llamar a Juan para avisarle que habíamos llegado. Luego pasaron 15 minutos, y los ví: Juan y Verónica estaban afuera de la terminal buscándonos, sin saber bien cómo éramos ni dónde estábamos exactamente. Claro, tres mochileros barbudos no se pierden tan fácilmente, entonces en seguida ellos también nos vieron y nos reunimos. Las sonrisas y la bienvenida que nos dieron ya nos mostró claramente lo maravillosos que son los dos. Luego de confirmar que yo era su primo y de presentarles a Adrián y Carlos, nos dieron la mejor de las noticias que nos pudieron haber dado en ese momento: que no encontraron ningún hotel en donde nos pudiéramos quedar. En realidad, ni buscaron. En realidad, no tuvieron ni tiempo de buscar. Por qué? Pues porque estaban muy ocupados preparando todo en casa para recibirnos y acomodarnos.

Procedimos a pedir un tiquete en una ventanilla, para abordar un taxi que nos lleve a La Esmeralda. Hablamos con un taxista, el cual relinchó algo dando a entender que no nos montaba a los cinco ni en sueños. Hablamos con otro, pero lo mismo. Entonces procedimos a pedir un segundo tiquete en la ventanilla, y nos repartimos en dos taxis, el del tipo que relincha y el que estaba atrás. Carlos y Juan se fueron en el primero, y Adrio, Vero y yo nos fuimos en el de atrás. Durante el viaje hablamos de cosas como la familia, y sobre los planes de llevarnos a conocer la ciudad los días que venían. Llegamos, pues, 15 minutos más tarde, a la casa de mi abuelita Olga.

Si alguna vez han sido recibidos como reyes en alguna parte, podrán empezar a entender cómo nos sentimos nosotros al llegar a la casa. Mi abuelita, mi tía Claudia y su hijo Gabriel Simón estaban esperándonos tan emocionados como nosotros. Nos mostraron donde nos íbamos a quedar, que era en un apartamento anexo a la casa (se comunican por dentro como si fueran una misma casa), donde vive Claudia con su hijo. Nos sentamos a hablar en la sala, y poco tiempo después llegaron María Victoria, Eduardo y sus hijos. Conversamos un gran rato sobre nuestro viaje, lo que habíamos visto hasta el momento, lo que nos espera en Bogotá y lo que nos falta en los próximos meses. Con cada minuto pasado nos sentíamos más en casa. Finalmente, instalados ya en Bogotá, nos fuimos a dormir.

Así fue nuestra llegada a Bogotá, completamente diferente a lo que habíamos vivido hasta ese momento en el viaje. Extrañamente por un momento olvidé que se trataba del mismo, de nuestro viaje por lo desconocido, de nuestras aventuras en el Sur… Esto era más como estar en casa, lo cual era un respiro muy bien recibido.

Al día siguiente nos despertamos y nos prepararon un desayuno. Fue el primer desayuno de verdad en muchas semanas, y lo agradecimos muchísimo. Conocimos a Conchita, una amiga/prima de mi abuelita que se iba a quedar en la casa el fin de semana. Juan y Vero tenían ya un plan para el día, así que entonces salimos a conocer la ciudad más grande que habíamos visitado hasta el momento.

Tomamos un bus a la zona de La Candelaria, y empezamos a caminar para conocer todo. Nuestra primera visita fue a la casa Botero, un museo de arte. Para quien no lo conoce, Fernando Botero es un artista colombiano contemporáneo de mucha importancia. Es el que pinta gordos, por si acaso. Suena conocido? Bueno, en fin, el museo se compone en su totalidad de piezas de la colección personal de Botero, quien las donó al gobierno colombiano en 1986. Había, por supuesto, pinturas y esculturas de Botero, pero también se encontraban desde obras de Picasso y Miró hasta trabajos más contemporáneos de artistas latinoamericanos.

Caminamos un poco más por la zona, y llegamos a un café Juan Valdez (quien toma café de Costa Rica, por cierto) y nos quedamos un rato hablando y tomándonos unos tintos (yodos). Ya que estábamos al lado de la biblioteca Luis Angel Arango, entramos. Es un lugar super interesante, con exposiciones de libros viejos y valiosos, y de arte en general. Justamente tenían en ese momento una exposición de título “Luz y Movimiento”, de un artista argentino de apellido LeParc. Es una de las exposiciones de arte más bellas en las que hemos estado. Consiste casi enteramente en cuartos oscuros con diseños hechos con luz y láminas de metal o espejos que reflejan esa luz, y la proyectan en la pared o en otros objetos. Realmente fue muy interesante y una experiencia muy bonita.

Seguimos caminando por toda la zona universitaria hasta llegar a la Universidad de los Andes, donde hay muchos chuzos (chantes) donde comer y tomar birra. El lugar escogido fué Chilis, donde comimos excelente comida típica, pero mexicana. Ya almorzados seguimos caminando por la zona, nos tomamos una birrita en la acera y seguimos hasta el Museo Nacional.

En el museo nacional hay un aerolito muy bonito, y luego un montón de retratos de señores españoles viejos. Ah, y también unos pelos de Francisco de Paula Santander. Super interesante…

Un poco adormilados, decidimos devolvernos al Hotel Abuelita. Estuvimos un rato preparándonos para salir de rumba en la noche, y terminamos en el bar La Candelaria. Es un lugar pequeño en donde ponen la música que uno quiera, con unas escaleras en donde la gente suele caerse y romperse la nariz. Tomamos Aguilitas y Club Colombias, y terminamos cantando “Vasos Vacíos” a todo pulmón como si no hubiera mañana. Nos fuimos solamente porque nos echaron a las 3 de la mañana. Es probablemente la mejor noche que hemos tenido en el viaje.

Nos despertamos el Sábado temprano, porque la familia nos había invitado a Zipaquirá, un pueblo que queda norte de Bogotá. Ahí hay una antigua mina de sal, que al estar ya explotada al máximo, convirtieron en una Catedral subterránea gigante. Se llama la Catedral de Sal, y es la segunda que construyen en la misma zona. Hay mucha sal. Es una atracción turística muy común, e incluso la alquilan para hacer conciertos y otro tipo de eventos. Fué una experiencia increíble estar a ciento ochenta metros bajo tierra, pasando por las catorce estaciones del viacrucis esculpidas en la misma mina.

Al día siguiente intentamos despertarnos muy temprano para subir al cerro Monserrate, el cual está siempre visible donde quiera que uno se encuentre en la ciudad. No logramos exactamente madrugar, pero llegamos a eso de mediodía. Íbamos con Vero, Juan y Mayda, una amiga de Vero. Decidimos subir por teleférico, ya que el clima amenazaba con mojarnos. Sin embargo, ya arriba el clima se despejó (gracias a un conjuro que hicimos en la cima) y pudimos ver la espectacular vista de Bogotá desde seiscientos metros de altura. Tomamos muchas fotos y la pasamos excelente. Para los que visiten Bogotá, Monserrate es un destino obligatorio.

Luego de ahí nos fuimos para el taller de Vero y Mayda. Ellas, junto otros dos socios, tienen una marca de ropa llamada Missil. Hacen ropa para jóvenes, con un estilo urbano y muy original.

El lunes llegó mi tía Fanny, que estaba en Chile de paseo. Nos fuimos todos a almorzar a un lugar de carnes, donde probamos el Chigüiro (una especie de roedor gigante, delicioso). Los siguientes días la pasamos con Juan y Vero. Visitamos el Parque Nacional, jugamos frisbee por horas en el parque Simón Bolivar, conocimos la “zona rosa” (como el Escazú de Bogotá) y terminamos celebrando adelantadamente el cumpleaños de Vero en la casa, con aguardiente y cerveza.

Llegó el que se suponía era el último día en Bogotá. Nos levantamos tarde (para variar), y fuimos con Vero a visitar el Museo del Oro (mientras Juan se sacudía el guayabo). El museo está en remodelación, pero lo que vimos fue muy impresionante. Una colección muy grande de orfebrería precolombina, acomodada de manera llamativa e interesante. Ya era tarde cuando salimos de vuelta a casa, y Bogotá nos llamaba a quedarnos una noche más. Decidimos que era lo mejor y le hicimos caso sin discutir.

Nuestro último día extra (el tercer “día extra” en Bogotá) fue el cumpleaños de Vero. Caminamos con Juan y ella por varios kilómetros en el centro de la ciudad, y terminamos en el taller de Missil. Junto con sus amigos le cantamos cumple años, y nos fuimos a la casa a preparar nuestra partida.

Nos tomamos un café, nos pusimos a hacer pulseras con Vero, organizamos música en la computadora, le instalé un emulador de Sega a mis primitos, hablamos con todos… pero al fin ya no pudimos posponer más lo inevitable. Nos pusimos a empacar con el mismo ánimo de quien va a un funeral, revisamos todo dos y tres veces, y nos pusimos nuestros zapatos “HiTec” y el resto del disfraz de mochileros. El primero de Septiembre fué difícil salir de casa a las cuatro de la madrugada, pero no hay palabras para decir qué tan difícil fue decir adiós a La Esmeralda.

La familia que nos hizo sentir en casa por una semana y un día, mi familia, ahora estaba despidiéndonos en medio del frío de Bogotá, pero con abrazos y palabras que nos hicieron sentir más calor que en una tarde en Barranquilla. Nos fuimos hacia la terminal junto con Juan, su novia, Vero y Zafiro, una amiga de Vero que llegó para su cumpleaños, y que nos ofreció llevarnos en su carro. Es difícil encariñarse con alguien en una semana, pero algo esa noche nos demostró que los lazos que hicimos en Bogotá eran más fuertes de lo que nunca nos hubiéramos imaginado. Nos despedimos todos. Abracé a mi primo. Abracé a mi prima. Nos dimos la vuelta y empezamos a caminar hacia el tumulto de gente, buses y oscuridad. Nos abrazamos y acordamos no mirar atrás… Bogotá nos llamaba a quedarnos otra noche, otras diez noches… pero ya era hora, si queríamos continuar, de decir adiós. Soltar todo y largarse… nuestro lema… esa noche en Bogotá nos dimos cuenta de su significado.

No fué un Rápido Ochoa esta vez, sino un Expreso Bolivariano, el que nos alejaría de Bogotá y de la gente más increíble que pudimos haber imaginado. Ahora hacia Cali. Quién sabe qué más nos espera.

IMG_5655.jpg IMG_1340.jpg IMG_5620.jpg IMG_5651.jpg IMG_5648.jpg IMG_5647.jpg IMG_5645.jpg IMG_5627.jpg IMG_5618.jpg IMG_5619.jpg IMG_1335.jpg IMG_1332.jpg IMG_1324.jpg IMG_1325.jpg IMG_1319.jpg IMG_1317.jpg IMG_1314.jpg IMG_1303.jpg IMG_1302.jpg IMG_5557.jpg IMG_5550.jpg IMG_5537.jpg IMG_5528.jpg IMG_5525.jpg IMG_1282.jpg IMG_1274.jpg IMG_1265.jpg IMG_1241.jpg IMG_1234.jpg IMG_1223.jpg IMG_1215.jpg IMG_1204.jpg IMG_1195.jpg IMG_1156.jpg IMG_5520.jpg IMG_5518.jpg IMG_5514.jpg IMG_5503.jpg IMG_5499.jpg IMG_5501.jpg IMG_1174.jpg IMG_1165.jpg IMG_1143.jpg IMG_1138.jpg IMG_1132.jpg IMG_1135.jpg IMG_1129.jpg IMG_1120.jpg IMG_1113.jpg IMG_1105.jpg IMG_1102.jpg IMG_1101.jpg IMG_1098.jpg IMG_1096.jpg IMG_1094.jpg IMG_1081.jpg IMG_1065.jpg IMG_1062.jpg IMG_1061.jpg IMG_1058.jpg IMG_1055.jpg IMG_1052.jpg IMG_1038.jpg IMG_1036.jpg IMG_1021.jpg IMG_1010.jpg IMG_5435.jpg IMG_1002.jpg IMG_0985.jpg IMG_0978.jpg IMG_0977.jpg IMG_5427.jpg IMG_5425.jpg IMG_5423.jpg IMG_0967.jpg IMG_0966.jpg IMG_0959.jpg IMG_0952.jpg IMG_0949.jpg IMG_0946.jpg IMG_0937.jpg IMG_0934.jpg IMG_0932.jpg IMG_0928.jpg IMG_0927.jpg IMG_0922.jpg IMG_0911.jpg IMG_5387.jpg IMG_0902.jpg IMG_5662.jpg